Cómo cuidar cada parte del cuerpo

September 22, 2013 by admin

Rostro.
Por el día lo más adecuado es usar una crema con factor de protección solar que, además, hidrate ayudando a mantener el grado idóneo de humedad. Por la noche es conveniente compensarla aportándole un extra de nutrición”, explica Josep Montero, farmacéutico de ISDIN.
Por la noche usa cosméticos más untuosos ya que su misión es reparar los daños producidos por el día, aprovechando la renovación celular nocturna. Busca cremas con vitaminas F (que fortalece la epidermis) o K (que reducen las venitas).
Hay que proteger especialmente la nariz y los pómulos, ya que la piel en estas zonas es más fina y alterable. La aplicación de mascarillas es casi obligada en esta época. Un par de veces a la semana, refuerza tus defensas con una mascarilla rica en nutrientes.
Cuerpo y extremidades.
Aunque vayamos bien abrigados, el cuerpo también sufre. Las prendas de abrigo impiden la oxigenación y transpiración, provocando descamación.
Ojos.
La zona del ojo tiene la piel más fina y sensible y, además, es la parte del rostro donde antes aparecen las arrugas debido a que está realizando constantemente movimientos musculares. Si practicas actividades en la nieve, usa productos especiales para el contorno de ojos y no olvidarse las gafas para protegerlos de la radiación ultravioleta.
Labios.
Al no poseer melanina (pigmento que le da color a la piel y la protege de los rayos del sol), son propensos a agrietarse más fácilmente que la piel del resto del cuerpo. El frío y la sequedad los deshidratan y cuartean.
No humedezcas los labios con saliva cuando estén secos, porque aunque en un primer momento aporta alivio, después produce mayor sequedad.
Manos.
Es una zona expuesta al peligro ambiental que podemos proteger con una buena crema de manos fumógena y con poder epitelizante.

Piel Sensible

December 1, 2009 by admin

Características
Reacciona frente a cualquier agente que ¡e resulte agresivo. Se congestiona si se usa un producto muy activo. Enrojece fácilmente con un simple cambio climático: se muestra tirante ante el frio y el calor se deshidrata con facilidad, se desvitaliza y las células se oxidan fácilmente.





© 2008 Mujer-actual.org | Todos los derechos reservados.