Vencer al estrés

June 7, 2009 by admin

Conocer los factores de ¡ nesgo es la mejor forma de eviiarla aparición de estrés

El estrés suele darse con mayor frecuencia entre los 35 y los 55 años, ya que comprende el periodo de tiempo en que se está sometido a una mayor responsabilidad, a todos los niveles. Sin embargo, tam-
bién se da en un 20% de adolescentes entre 18 y 22 años. De los 35 a los 40, un 10% de personas, sobre todo mujeres, se ven afectadas por la enfermedad a causa de rupturas familiares y cambios en la
forma de vida o el trabajo. El promedio se dispara al 40% cuando aparece la menopausia, y se mantiene en un 30% cuando se llega a la vejez. Respecto a la época del año, la primavera es la “estación negra”.

Estrés y parto

June 4, 2009 by admin

Depresión postparto
Tras el parto, la mayoría de mujeres experimentan un estado de depresión que parece incompatible con la alegría de tener un hijo. Se experimenta la nostalgia de dejar atrás una etapa y la angustia de afrontar un gran reto. A ello hay que añadir el cansancio natural del alumbramiento, que requiere un
periodo de descanso y un clima de tranquilidad que, frecuentemente, se van al traste.
Causas
Además del desajuste hormonal provocado por la disminución de la pro-gesterona, las causas físicas vienen motivadas por: el cansancio o la dificultad de compatibilizar un hijo con la carrera profesional. Éntrelas causas psicológicas están: la conmoción afectiva por el cambio de rol, especialmente con el primer retoño (los amantes se convierten en padre-madre), inquietud por los desequilibrios que los cuidados del bebé provocarán en la vida conyugal y miedo ante las nuevas responsabilidades.

Estrés a los 20 años

June 2, 2009 by admin

Síntomas
Al igual que en la madurez, a esta edad, los síntomas de estrés manifiestan en el plano físico (insomnio, agotamiento. ..) y psíquico (depresión, ansiedad, falta de autoestima…), pero se observa de forma muy patente en la apatía para relacionarse con amigos y desarrollar actividades én común, justo en la
etapa más lúdica de la vida.
Causas
En la década de los 20, ia persona atraviesa el difícil tránsito de la adolescencia a la madurez. A menudo, no se es suficientemente mayor para hacer lo que uno quiere, pero tampoco se aprueban ciertos comportamientos, propios de un adolescente. La necesidad de independencia no siempre viene acompañada de la posibilidad económica de acceder a una vivienda. Estas causas, sumadas a la posibilidad de formalizar una relación afectiva, (recuerden que contraer matrimonio tiene un alto índice de estrés) así como la indefinición laboral en la que se mueven los jóvenes en la actualidad son determinantes. La homosexualidad puede ser un factor estresante de primer orden.

Acerca del estrés en la mujer actual

April 25, 2009 by admin

Aunque la actitud para enfrentarse a la vida no es la misma en todos los seres humanos y los mismos episodios no provocan idéntica reacción en distintas personas, algunas circunstancias duras y difíciles,
indisoclables a la vida misma, son siempre una fuente de estrés. Fueron los doctores Holmes y Rahe quienes establecieron en 1967 una escala de valoración, cuyo grado máximo es el 100, para clasificar los
acontecimientos que casi siempre provocan una respuesta de adaptación dura y complicada. Por supuesto, sí experimenta más de un factor de riesgo aument; la posibilidad de sufrir de estrés.

Salud y sexo
Un problema de salud de un familiar obtiene 44 puntos, mientras que uno de carácter sexual se valora con 39. La actividad sexual periódica y placentera es, junto con el ejercicio físico, la que más estrés libera. Si ésta desaparece, es conflictiva o no es satisfactoria, se vive una situación de tensión.

Embarazo y bebé
Dos de los acontecimientos vitales más hermosos e Importantes, el embarazo y el nacimiento de un hijo, son motivo de estrés con un 40 y un 39, respectivamente, provoca entre otras causas por los cambios que supone adaptarse a las necesidades del bebé.

Sintomas del estrés en la mujer

April 23, 2009 by admin


Depresión
Es la consecuencia directa y más frecuente tras un periodo de estrés. La depresión puede agudizar trastornos del sueño, apatia y tristeza, soledad y ganas de llorar, ausencia de reacción ante estímulos y, lo peor, la idea del suicidio como fin del padecimiento.
Desconcentración
La falta de concentración en el trabajo, los estudios o incluso en una lectura agradable sume al enfermo en una desesperación aún mayor, ya que en una situación de estrés, la persona intenta superarse a sí misma y rendir más y consigue el efecto contrario. También disminuye la memoria, incluso del pasado más reciente.
Ansiedad
Es la defensa a la que recurre el ser humano ante el estrés, pero también puede ser consecuencia de éste. Es una respuesta biológica, fuera del control voluntario. Se manifiesta con palpitaciones y opresión en el pecho, pánico y desasosiego, insomnio, temblores y sofocos, respiración acelerada, dilatación de las pupilas y sudoración.
Irritabilidad
Sentirse irritado y de mal humor no hace sino aumentar la ira, ya que la persona se siente incapaz de modificar su conducta. La consecuencia directa es una relación pésima con las personas de su entorno y, en el peor de los casos, induce a actos violentos.
Baja autoestima
El estrés acaba disminuendo la confianza en sí mismo. La sensación acuciante de no estar haciendo lo que los demás esperan de uno provoca que se infravalore y una sensación de debilidad, que aumenta el estrés.





© 2008 Mujer-actual.org | Todos los derechos reservados.